Danza Meditativa
Conexión, encuentro con el movimiento puro del Ser

Danza Meditativa se trata de conectar con quién eres en tu esencia, es una forma de meditación que viene desde la antiguedad. Es conocida por sus beneficios profundos, ya que permite que poco a poco el cuerpo vuelva a la espontaneidad y vaya recuperando su pureza.

No es una técnica de danza, es meditación en movimiento. A través de una danza libre, fluida y no intencionada se pretende llegar a un estado meditativo, un estado de Presencia Absoluta.

Permitimos al cuerpo fluir, mezclarse con el espacio, recobrando así su libertad original. Dejamos al cuerpo ser como el humo del incienso, que nunca se sabe cómo se va a mover. Simplemente siguiendo unas pequeñas pautas, aprendemos a meditar en movimiento, dejándonos ocupar todo el espacio con suavidad y relajación. La intención es ir perdiendo la sensación del límite corporal para “fundirmos con la existencia” y sentirnos lo que somos, parte de todo.

Es un trabajo que requiere consciencia, ganas y sobre todo permitirse explorarse, pues sobre todo en las primeras prácticas se sienten los límites de la mente, que desea controlar toda la experiencia y no nos permite fluir, ese el trabajo, con la práctica constante y abierta, se va aflojando el límite mental, y poco a poco se van rompiendo los patrones mentales obsoletos y rígidos y casi mágicamente van dando paso a una experiencia rica en sentir y conectarte con algo más profundo de lo que habitualmente no estamos conscientes.

Te vas dejando ir hasta llegar al principio, donde no hay nada y donde está todo. Allí está la tan ansiada libertad y presencia, donde otros se pierden, tú te encuentras y el silencio interior se abre paso a través del movimiento. La quietud mental se manifiesta para dejar ir cualquier emoción o sentimiento y ya sólo queda presencia.

Es una práctica maravillosa para desbloquear el cuerpo y las emociones. También la energía sutil, ya que favorece la apertura y desbloqueo de nuestros centros energéticos o chakras.

Es una técnica muy poderosa para volver a la Presencia, y la esencia de la meditación es volver siempre a la presencia.

La práctica continuada proporciona una gran sanación a nivel emocional, que va ocurriendo a través del propio movimiento, ya que vamos abriendo más espacio para que circulen las emociones. Cuerpo, mente y emociones están íntimamente unidos. Dicen que “los andamios de la mente se caen poco a poco con este ejercicio”, con paciencia y disfrutando de la meditación. Se van desestructurando patrones mentales rígidos a través de este movimiento libre y fluido, que nos conecta con el espacio, con la totalidad.

El espacio significa que nuestro estado mental no está limitado por el ego. Somos ese espacio infinito de conciencia envuelto en una coraza de conceptos, y esta danza meditativa nos ayuda a hacer un agujero en esa coraza. Nos coloca en un espacio amoroso constante.

La Danza consciente y meditativa es una meditación en movimiento. Los movimientos son relajados, lentos y realizados en conciencia plena, con los ojos cerrados, con o sin música. Son guiados o libres. Poco a poco nos conectamos con ese lugar interior de donde surge la expresión auténtica, lejos de cualquier voluntad mental.
La práctica desarrolla la escucha atenta en cada instante, el placer de una expresión genuina y la alegría de la creación inmediata, individual, de a dos o en grupo.
Danza meditativa, danza terapia, danza de transformación, danza de encarnación, la danza consciente es presencia corporal y expresión del ser.
Es un arte del movimiento que reúne cuerpo y mente, permite conocernos mejor y conectar con la dimensión sagrada de la vida y con nuestra verdadera esencia.
No es necesario saber bailar o meditar para practicar la Danza consciente y meditativa.
Este trabajo está inspirado en las antiguas culturas que usaban un conjunto de movimientos rítmicos y diferentes patrones en rituales y/o danzas ancestrales, poniéndo como base la meditación y la relación del movimiento con el desbloqueo de las emociones, se trata de usar tu cuerpo para llegar más allá de la mente.
Por eso funciona tan bien para prácticamente todo el mundo, porque el baile es algo que está muy presente en nuestra cultura, nos resulta una práctica conocida y es una sencilla forma de llegar a otros estados alterados de conciencia, simplemente escuchando tu cuerpo y dejándote guiar por lo que te dice.


BENEFICIOS DE LA DANZA CONSCIENTE Y MEDITATIVA

El movimiento lento y relajado desarrolla la sensibilidad y favorece una mayor estabilidad y autopercepción de ti mismo, así como de tu entorno.
Despierta la conciencia y ayuda al autoconocimiento, favorece la serenidad y la comprensión de las vivencias emocionales.

Desarrolla la inteligencia sensorial del cuerpo, el equilibrio, la coordinación, el anclaje, la adaptabilidad y la percepción de sí mismo. Nos permite descubrir o explorar aquel lugar de tranquilidad y de profundidad dentro de nosotros, de donde surge toda nuestra experiencia vital.
La percepción del movimiento interior nos ayuda a relajar tensiones, disminuir el estrés, observar, aceptar y transformar las emociones, aumentar la vitalidad, y en definitiva a sentirnos mejor con nosotros mismos y con el resto.
Las zonas anquilosadas internas comienzan a existir, tal vez a moverse, las zonas oscuras se iluminan y la confianza en sí mismo(a) aumenta.
También se amplía el abanico de nuestras capacidades gestuales y se acentúa la dimensión de presencia y de intensidad del gesto. Este se vuelve capaz de expresar la profundidad de nuestros estados de ánimo.
La presencia a nuestro movimiento interior genera confianza, libertad, creatividad y plenitud.

Atrévete a danzar

La vida es movimiento, el movimiento es vida

Te atreves...

Si deseas probar una de nuestras sesiones de danza meditativa, envía un email a info@imaginatemeditar.com para añadirte al grupo y darte una sesión gratuita.


Últimas Publicaciones

Danza Meditativa
Imagínate
30 abril, 2020
PROGRAMA PARA FAMILIAS, COMPARTE, GRACIAS
Archivar
Registrarse to leave a comment
Embarazo y Parto Consciente
Método de embarazo y parto sin dolor y con placer, un embarazo consciente "Mamá + bebé"